Estaba tan aterrado cuando niño por la idea de que Jesús se levantara

y me pateara el culo; después de todo, él es el primer zombie… ¿no es cierto?”

George A. Romero

Esto mas que un post es algo a mitad de camino entre una introspección personal y una crítica a un género especifico del cine de terror.

¡Otra de zombies! – Se queja mi mujer y la verdad que en ese momento no tengo argumentos para defender mi decisión. Primero porque es necesario ver la película lo antes posible porque mañana hay que laburar y segundo porque nunca pensé demasiado sobre mi defensa, uno no cuestiona el origen de los propios placeres.

Ahora que ya cuento con un poco de tiempo. Esta es mi defensa señores del jurado:

Primero que nada. Debemos diferenciar una subcategorización dentro del genero. Están los Zombies (clásicos, actualmente The Walking Dead) y los Infectados (la evolución y modernos comecarnes, 28 days later por ejemplo)

Segundo, y eje central de estas palabras, me gusta porque representa de manera literal lo que el civilización moderna oculta. LA MUERTE. Ustedes dirán “Ay de gótico el chango” pero no tiene que ver con la muerte en si, sino lo que esta destapa en el ser humano cuando se presenta. ¿Y que se presenta señores? Lo que el ser humano ES. No hay disfraces ni posturas, no existe mas que la verdad. Surge lo que uno es. Y dentro de nuestro tiempo eso es raro de encontrar. Quizás porque la gente lo oculta o, mas triste aun, porque la gente está tan perdida que no saben quienes son.

Quizás no sea necesario defender mi segundo punto pero como me encanta hablar de esto lo voy extender como anciano conversando en colectivo.

METAFÍSICA

Las condición humana junto con las primeras preguntas, mezcladas con la realidad primera, son la sal con la que condimento el guiso de arroz de mi vida. Por esto, específicamente lo que mas disfruto de estas películas son las escenas del principio. Literalmente cuando todo se va a la mierda. Todos están en nuestro mundo pulcro y previsible, los pajaritos cantan, la justicia existe y hay un dios que todo lo ve. De pronto, ¡caput! Tu mortalidad (la mía, la del protagonista y la tuya) se hace terriblemente presente, ¿como? La muerte te quiere comer carajo. Lo que alguna vez fue un ser humano (tu vecino, tu enemigo, tu hijo, tu madre) viene por tu vida e instintivamente sale la naturaleza que uno tenía oculta. Sobrevivir primero, proteger a los nuestros inmediatamente, procurar alimento, agua, refugio y defensa. En otras palabras pura y absoluta naturaleza. ¿Que sucede cuando no existe civilización que controle al hombre? Surge de lo más oscuro de nuestro ser lo que uno es o quiere ser. Para el cruel es el cielo, para el débil el infierno y para el justo el purgatorio. Se terminaron los juegos, las máscaras caen y uno se tiene que enfrentar a uno mismo y a los demás.

Algunas pelis (muy pocas) logran todo un discurso metafísico a lo largo del metraje como 28 day later, Train to Busan y quizás World War Z como algunos ejemplos. Todo esto oculto debajo de una manta de suspenso y acción violenta que te hace disfrutar de las mismas como si fuese una torta de capas. La mayoría se quedan en lo anecdótico o solo toman la superficie para argumentar gritos, sangre y subida de volumen inesperado que asuste a púberes escolásticos. Eso si de todas podemos sacar lo otro que me fascina:

SIMBOLISMO

En Dawn of the Dead del 78 los protagonistas se refugian en un shoping que se rodea de caminantes y pasan el tiempo intentando olvidar que la muerte los azecha consumiendo pelotudeces (¿les suena?) En los 80 los zombies mas gores morfaban cerebro como locos (¡era lo unico calmaba el dolor!) y particularmente, grabado en la retina de mi líbido, una mina desnuda bailaba arriba de una tumba en un siniestro cementerio. ¿Hay algo más dicotómico? Si, aunque menos hermoso visualmente. En el remake de Dawn of the dead de 2004 un bebe nace ya siendo un mordedor. El chabon de 28 day later se convierte mentalmente en un infectado para poder zafar de los soldados al punto que estos creen que está enfermo. En World War Z los infectados evitan a los enfermos terminales (giro original para un genero bastante manoseado). En Fido los muertos vivientes son mascotas/esclavos. En Zombieland todo empieza por una hamburguesa. En The Cured los enfermos ya curados son discriminados. En Pontypool la enfermedad se transmite por las palabras. Y puedo seguir por un tiempo mas pero creo que ya entienden lo que quiero decir.

De esta manera y para finalizar, quizás esta introspección responda el auge de este genero. La muerte no tiene cabida en este mundo nuestro.Si uno pensara en la muerte diariamente vería las cosas esenciales mucho mas claras. Un abrazo, una sonrisa, el viento susurrando en un pasto insportablemente verde. Y como consecuencia, lo que consumimos constantemente o que creemos que necesitamos seria insignificante y carecería de cualquier deseo. Para mi en todo caso, pensar en la muerte (de los otros y la mia) me aliviana la vida bastante y me subraya lo que creo esencial. Ojo, no todo es serio porque también es divertido hipotetizar, donde me ocultaría si el apocalipsis zombie empieza por ejemplo cuando viajo en colectivo. Cuales son los amigos que sobrevivirían a la primera oleada, a quien buscaría para saber si esta vivo, con quienes haría cofradía o quien eliminaría sin ni siquiera pensarlo.

Para finalizar les dejo algunas películas grosas que no son muy conocidas. Además, no está de mas aconsejar libros como Soy Leyenda o Guerra Mundial Z  los cuales nada tienen que ver con su alter egos fílmicos.

 

         


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *