Días de Reír, Días de Llorar de Eduardo Perrone

«Tendría yo diez, quizás once años, cuando vi a Roberto por primera vez. Iba muy elegantemente vestido de traje blanco y moñito. Nunca me olvido de sus moñitos. El que le vi ese día era rojo con pintitas blancas. Muy derechito al caminar, un poco presumido —con los años se encorvó algo—, daba la impresión de sentirse el rey del mundo.»

Eduardo Perrone

Un Tucumán feliz recorre Antonio desde los diez u once años con la barra de amigos de su primer barrio, el de “gente requetepobre”. Allí, el final de la niñez es transitado en experiencias colectivas y espacios compartidos: la escuela a la que llegaban colgados del tranvía para no pagar el boleto, el conventillo donde se reunían a escuchar las radionovelas al lado de la pieza donde se prostituía la Muda, la alegría de recibir un equipo de fútbol completo en los campeonatos “Evita”, el primer amor, la iniciación sexual. Algunos capítulos son una celebración de la amistad. La voz de Antonio, articulada en primera persona del plural, prefiere el pretérito imperfecto para recuperar, con nostalgia y a la vez con humor, un tiempo pasado cuyo recuerdo dura en el presente.

Soledad Martínez Zuccardi

Dos historias entrelazas, el pasado de Antonio en Tucumán, desde la mirada de la infancia, un presente que conserva la amistad. Descreimiento y denuncia, pobreza y desempleo, corrupción y falsedad narrados con el estilo particular de Perrone

Falta Envido Ediciones

Más info:

Cuando crecer es dejar de creer: Días de reír, días de llorar de Eduardo Perrone

Cuando crecer es dejar de creer: Días de reír, días de llorar de Eduardo Perrone

Soledad Martínez Zuccardi15/09/20217 minutos de lectura

“Para nosotros habían pasado los días de reír y empezaban los largos días de llorar”, leemos en la primera página del libro. Esta suerte de explicación dolorosa del título de la novela anticipa sus costados luminoso y sombrío, el contrapunto…


Sobre el autor

Eduardo Perrone

Eduardo Perrone

Eduardo Perrone (Buby) nació en Tucumán el 12 de abril de 1940 en la estación de trenes de Villa Muñecas. Nieto de un empleado ferroviario, ya de adulto trabajó, entre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *