Poemas de Lecko Zamora – Dtuye lha kha Honat. Cuida nuestro mundo.

TOKWAJ.

Soy Wichí, Soy Wichí,
Nuestra vida se inició en este suelo. 

Sobre nosotros, viven nuestros ancestros
Hombres animales, tigres, pájaros y Tokwaj.

Honat ná, hap  thaká wetes
Is chik na dtuye.
Este territorio es nuestro hogar.

Honat ná, hap  thaká wetes
Is chik na dtuye.

Este territorio es nuestro hogar, debemos protegerlo.

Hombres animales, hombres tigres, hombres pájaros y Tokwaj
Hombre animales, hombre luna, hombre sol y Tokwaj.

Honat ná, hap  thaká wetes
Is chik na dtuye.
Este territorio es nuestro hogar.
Is chik na dtuye.
Este territorio es nuestro hogar.

Este territorio es nuestro hogar

Los blancos decían, que éramos salvajes
No entendían nuestras oraciones, 
Cuando danzamos al sol, a la luna o al viento,
Sin comprender nos condenaban como almas perdidas

Honat ná, hap  thaká wetes
Is chik na dtuye.

Este territorio es nuestro hogar.
Este territorio es nuestro hogar.

Este territorio es nuestro hogar.

Este territorio es nuestro hogar, debemos protegerlo

SABEMOS

SABEMOS:
Cómo nace una estrella?
Cómo nace un sol?
Cómo nace la luna?
CONOCEMOS, Como nace un arroyo?
Cómo nace un río?
Cómo nace un árbol?

SE IMAGINARON ALGUNA VEZ DE:
Cómo sería vivir sin estrellas?
Cómo sería una vida sin sol?
PENSARON ALGUNA VEZ DE:
Como serían nuestros suelos sin el agua?
Cómo sería la tierra sin los ríos?
Cómo serían nuestras vidas sin árboles?

NUESTROS ABUELOS Y SUS ABUELOS
SIEMPRE RECUERDAN SUS DÍAS
CON UNA AMPLIA SONRISA DE FELICIDAD.
RECUERDAN SUS LEJANOS DÍAS,
CUANDO VEIAN PARIR AL CIELO, LOS RÍOS, LOS ÁRBOLES, 
NUESTRA TIERRA MADRE TAMBIEN PARIA,
SABÍAN QUE CUANDO FLORECÍAN EL MONTE,
MULTIPLICABAN  A LOS ANIMALES Y AVES,
SE ALEGRABAN CUANDO LAS FLORES 
REVENTABAN EN MIL COLORES,
PORQUE DESPUÉS SE CONVERTÍAN EN FRUTOS.
ESTE MUNDO ES MARAVILLOSO,
FUE CREADO PARA ALBERGAR A NOSOTROS 
Y A MILLONES DE OTRAS CRIATURAS. 
QUE JUNTOS A LOS HUMANOS 
COMPLEMENTAN LA PERFECTA DIVERSIDAD.

El sol, las estrellas, la luna y la Tierra
Vivirán más tiempo que nosotros
Ellas recrearán la vida 
No necesitan de nosotros.

Para poder percibir de cómo
Se crean las estrellas y como Crece vida en ellas
Debemos regresar de dónde venimos
Y ser parte de la Gran Energía Creadora.
Ella conecta a nosotros, a toda su creación
Conocernos más, es aprender a conocer
La Energía, Gran Creadora, El Gran Espíritu.

DEBEMOS APRENDER QUE TODO ESTÁ 
CONECTADO EN PERFECTA ARMONÍA.
LA VIDA ES LA VIDA DE TODOS,
LA MUERTE ES AUSENCIA DE NOSOTROS.
MUJER ESTRELLA

Nosotros, en la tierra,
Nosotros, solos y tristes,
Hasta que llegaron ustedes.
La luz de ustedes iluminó nuestro mundo.

Nuestros ojos pudieron ver el esplendor de la creación,
Ustedes, encendieron el candil de nuestras vidas,
Vuestros cabellos de fuego en llamaradas,
Purificaron nuestros corazones.

De ustedes nos nutrimos de amor y felicidad,
Ustedes como creadoras, nos dan continuidad
Vuestra fertilidad, alimenta nuestro futuro,
Nuestras raíces, están sostenidas por ustedes.

Cuando estoy en la oscuridad, en mi sueño,
Ustedes me guían, hacia el centro del universo,
Al despertar, siento tu aliento y vivo.
Estoy siempre contigo.

Mujer estrella, tu cielo está cerca, cuando estás conmigo,
Pero no puedo permanecer, porque soy quimera,
Tus lágrimas de amor me suavizan,
Pero soy un sueño y sucumbo.

Tu aliento me vivifica y crezco,
Pero soy viento, 
Y me arrastra el torbellino de mis yo,
Que me atrapan por estar lejos de ti.

Tus canciones añoro porque me rescatan,
Mis visiones son nada sin los colores,
Que pintan tus ojos de sol, al amanecer,
Que alimenta mi alma, transformando mi vida.

Quiero ser tuyo, quiero ser comprensión,
Quiero ser tu compañero, en tus viajes astrales,
Quiero fundirme en ti, para ser tu compañía,
Acéptame como soy, y transfórmame con tu luz, 
Mujer Estrella.
DTDUYE

Dtuye honat, lhaye i’lhokhej mak te ihi,
Dtuye i’lhokhej mak te ne’iwoye te yamlhi,
Dtuye halay,
Dtuye tsawet,
Dtuye halay lhawolh,
Dtuye tewok,
Dtuye a jwetes,
Dtuye ap cha’huye honat wuk
Dtuye a pumjwas,
Dtuye a less,
Dtuye ajwenchey
Dtuye lha kha Honat, tduye lha kha Honat.
CUIDA

Cuida la tierra y todo lo que hay en ella,
Cuida todos aquellos que no pueden hablar,
Cuida a los árboles,
Cuida a los animales,
Cuida a las flores,
Cuida al Río
Cuida tus raíces,
Cuida y obedece a los espíritus guardianes,
Cuida a tus parientes,
Cuida a los hijos,
Cuida a los pájaros,
CUIDA NUESTRO MUNDO, CUIDA NUESTRO MUNDO

AMERICA EN OCTUBRE

Cuando Ahát Taj, Dios, El Gran Espíritu de los Wichí,
Creó este mundo, a los hombres los hizo en la tierra
Y a las mujeres en el cielo. Así dicen nuestros abuelos,
También creó otros pueblos, aquí y en otros continentes.

A los Wichí junto a otros Pueblos Indígenas
Los crearon en este continente que llaman América.
Este gran territorio fue el Jardín de Dios,
Aquí convivían centenares de diferentes Pueblos Indios.

Este nuevo mundo fue creado con el propósito
De imitar al mundo celestial, donde la luz del Gran Espíritu es perenne.
Él tomó un hálito de su Espíritu y lo colocó en Su Mensajero
Y lo envió y ordenó crear vida y felicidad en la tierra nuestra.

Aquí vivía la gente entre flores multicolores y resplandecientes ríos con vida,
Montes verdes y generosos, aves que colorearon al Arco Iris volando en libertad,
Montañas vigilantes e imponentes, animales vigorosos y sanos,
Frutas fuente de vitalidad y gracia, no faltaba nada a la gente.

Pero un día, del averno emergieron las bestias blancas,
El cielo de América se manchó de oscuridad y maledicencia.
De los barcos surgieron los demonios pálidos escupiendo fuego y muerte.
Los días se poblaron de engaños, mentiras, masacres, atropellos y aniquilación.

Todo está quedando desolado, la destrucción comenzó el 12 octubre de 1492.
Vinieron del otro lado del mar. Salieron de Europa carabelas con hordas de sicarios.
Con caballos y perros, hombres sanguinarios cubiertos de metales
Arrasaron y destruyeron la creación de Dios.

Los primeros en defender y ofrendar sus vidas por este Suelo
Fueron los indígenas, hombres y mujeres sacrificando a sus hijos
Por amor a la libertad y al derecho a la diversidad.
Los aniquilaron y masacraron bajo viles y groseros pretextos.

Así continuaron durante indolentes y perversos 500 años.
Aún perdura la injusticia, no nos devuelven nuestros territorios usurpados,
Se apropiaron de nuestras vidas y de nuestros destinos.
Son cinco siglos de despotismo e hipocresía.

Pero en lo profundo de nuestro ser yace una gota de luz
Que riega las flores del jardín de nuestra esperanza
Y alimenta nuestro espíritu de libertad y redención.
Con ella pacientemente alimentamos nuestros días de rebeldía.

Queremos compartir con nuestros fraternos en los días de hoy.
En sus corazones sembrar la simiente del espíritu de Tupak Amaru,
La que originó la causa de Miranda, Bolívar, Belgrano, San Martín, Güemes y otros.
De ella germinará un Gran Árbol frondoso de una Patria buena.

Hoy nuestro Territorio Patrio está sufriendo una condena terrible.
Nuestras riquezas están en manos de empresas vampiros.
Los brujos de las transnacionales continúan inoculando su poción
A nuestros campos, que día a día apagan su fertilidad.

La miseria y la pobreza se multiplican geométricamente.
Las enfermedades y los males regresaron con mayor vigorosidad.
Los hospitales y los puestos sanitarios carecen de medicamentos.
Las autoridades institucionales son burócratas inoperantes.

El ejército de desempleados crece día a día sin pan.
Los cinturones de miseria se extienden circundando las ciudades.
Jornadas tras jornadas somos atrapados por el desconcierto,
Nuestros compatriotas claman a su modo el sufrimiento que corroe sus entrañas.

Indiferentes gobiernos de turno que confiadamente hemos elegido para administrar
Los bienes de nuestra patria, nos traicionan entregando y regalando
Los recursos renovables y no renovables de nuestro amado suelo patrio.
Y atentan contra nuestras vidas al no cumplir con sus deberes.

Son los nefastos cipayos de nuestra época que nos siguen traicionando,
Se transforman como camaleones cuando están con el FMI, BM, BID, Monsanto, etc.
Son gusanos que carecen de sensibilidad, pululan en las cloacas de la manipulación
Y luchan ferozmente cuando de mantenerse en el poder se trata.

Civilización occidental, trajiste tus males y tus tragedias
Que se originaron en tu olimpo y en tu roma.
Tus historias están plagadas de guerras, tristezas y lágrimas.
Provocas catástrofes de inimaginable magnitud.

Desarrollas monstruosas armas de aniquilación masiva,
Son incalculables las pérdidas de vidas humanas que provocaste,
Causas una espantosa destrucción del medio ambiente,
Provocaste que sucumbieran multitudes en una pobreza sin esperanza.
Te encubres tras un quimérico “desarrollo y progreso”,
Utilizas la tecnología y la ciencia para seguir sometiendo y masacrando pueblos,
Tus sacerdotes predican el racismo y le rinden culto al materialismo
Estás apresurado para provocar el gran holocausto en la humanidad.

No hagas sordos oídos y vuelve tu rostro a las civilizaciones de América. Aprende.
Escucha a nuestros abuelos que dijeron: “Esta tierra es querida y causar daño
A la tierra es llenar de desprecio a su Creador. Si continúan ensuciando
Han de morir una noche, ¡Sofocados por sus propios desechos! ...” *

Nuestros hermanos árboles y animales se están extinguiendo
Como muchos Pueblos de hermanos indígenas que reían en este Continente.
Occidentalismo, no sigas provocando caos apocalíptico en nuestros semejantes,
No continúes con tus atentados en contra de vidas humanas,

Esparciendo hambre, desempleo, corrupción, muertes, confusión y desunión
No ves acaso la ira del cielo y del mar, no ves la muerte de los ríos y de los suelos,
Mira las lágrimas de las madres, oye el gemido de dolor de los niños desamparados,
Nosotros también ansiamos la justicia, la paz y la felicidad.

*Nota: Jefe Seatle del Pueblo Duwamish, 1855


Lecko Audencio Zamora, Poeta del pueblo Wichí, parcialidad Chowej Woss, autor de los libros Ecos de la Resistencia y El Árbol de la Vida Wichí. En Venezuela, coordinó el periódico Orinoco Indígena (Ciudad Bolívar), miembro fundador del Movimiento Indígena de Guayana (MIG), En Bolivia trabajo con ORCAWETA, Organización de Capitanías Wenhayek y Tapietes, Villa Montes, Tarija, es docente y miembro de la Comisión Asesor del Programa Pueblos Indígenas de la Universidad Nacional del Nordeste, gestor cultural del Instituto de Cultura de la Provincia del Chaco. Creador del Ciclo de Cine Indígena. Miembro del grupo musical Ensamble Choss Phante. Obrero, artesano y trabajador de campo, participó en antologías de poesías y festivales regionales, nacionales e internacionales de poesías. Autor de las letras de la obra musical Voces del Silencio.  Visita y convive con diversas nacionalidades indígenas de América. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *